De pronto me volví parte de nada, y me sentí tan cómoda que difícilmente me di cuenta cuando fue que cambio, las canciones dejaron de sonar y mis versos murieron lento intentando no ahogarse de aburrimiento.