Depronto los nombres se apilaron, uno tras otro. Una historia tras otra de niños y niñas que llegaron sin idea… Uno tras otro… y sus sonrisas llegaban en flashback a mi memoria, cada risa y buen momento que me compartieron… Cada lagrima que se derramo, cada abrazo de pesame, sus rostros sonriendome con esa mirada que solo ellos saben dar…
Depronto me di cuenta que los años pasan y yo sigo siendo la misma y sin serlo.

Memorias de enfermeria.